Spain Policy Recommendations

Spotlight Activity: Spain Policy Recommendations

All countries need to strengthen their NDC pledges to the Paris Agreement by 2020 so that the world can become 1.5 degrees Celsius compliant by 2030 and avoid the dangerous effects of global warming. Climate Scorecard suggests that the following policies will help Spain strengthen its Paris Agreement pledge.

Policy Recommendations

1. Mandate that 100% of electricity be from renewable sources by 2050
The Spanish government announced in mid-2018 that it would be gearing up to work toward making 100% of its electrical power from renewable sources. Spain has enough solar and wind resources to be able to reach this goal, and while the sunny and windy climate of the country lends well to a natural collection of energy, the climate also has some pretty significant downfalls. For example, a recent drought caused hydroelectricity to be replaced by coal-powered plants, effectively reversing the direction in which Spain is trying to go.

Additionally, although the current government is behind the goal of 100% renewable energy, there is no guarantee that future governments will continue to support this goal. Over the last 2 years, while emissions dropped by 23.5% in Europe, they rose by 17.9% in Spain. For these reasons, it is of extremely high importance that the private sector is involved with making this goal happen. Private electric companies should work together with NGOs to guarantee that progress will continue on these goals, regardless of the current government’s environmental position. If large, successful companies begin to announce and market the change, setting an example for the rest, smaller companies will be more likely to replicate their plans, creating a domino effect of clean energy.

Although feasible, this plan cannot happen without continued support from some of the leading Spanish companies in the fight against climate change: Acciona, Bankia, CaixaBank, Ferrovial, IAG, Mapfre, OHL, Red Eléctrica y Telefónica.

2. Increase subsidies for the purchase of electric vehicles
As do many European countries, Spain suffers from heavy vehicular traffic, causing high levels of air pollution. While Spain is making many plans to become 100% renewable energy powered, many gaps remain in the current plans, especially in vehicular traffic plans, where Spain’s capital city continually suffers. The ban on new cars with petroleum or diesel engines was unfortunately delayed until 2040, possibly signaling empty promises on the climate change front. To effectively reverse the current trend, Spain should increase subsidies for those who purchase electric cars. Each household should be allotted only one subsidy to incentivize carpooling, reducing the number of total cars in Spain, and taking advantage of public transportation. This rule will also ensure that more families have access to the offer.

Cash rebates have been proven effective in incentivizing car shoppers to go green. In Canada, for example, rebates take up to $5,000 off electrical vehicles up to around $45,000 in value. Various brands and models are included in the program, and this model has effectively helped Canada reduce their vehicular emissions, thereby being a strong leading example for other developed countries such as Spain. The EU mandate on charging more for high carbon-emitting cars helps, but we believe going a step further would help even more.

3. Reduce Spain’s reliance on imported petroleum
Although Spain has a large field of wind and solar energy sources, it is surprisingly still heavily reliant on imported petroleum. With a few sweeping changes though, Spain could potentially be 0% dependent on imported petroleum by the year 2040, as currently projected by the government. This would be in line with the 100% renewable energy goal, and would significantly help both previous goals, especially in relation to vehicles. While Spaniards are heavily reliant on their cars, they don’t need to necessarily rely on petroleum. Other sources of energy, such as bio-diesel, ethanol and renewable natural gas are some of the options that would allow Spaniards to continue using their current vehicles while simultaneously decreasing the use of carbon-emitting fuels, albeit not by 100%. With the new EU labeling system as of October 2018, users can now be aware of the different fuel options offered and should be able to differentiate which are carbon-emitting, and which are clean. Spain, however, has been slow to implement the new labels.

The recommendation to limit traditional petroleum and switch to alternative fuels (other than electric) is to be taken only in the short run, as many of the alternative fuels still rely partially on greenhouse gas emissions, but at lower percentages. While electrical power is the long-term goal for all, it is not feasible to expect all Spaniards to switch to electric vehicles over the next 10 years, but is hopefully feasible for the next 20 years, and absolutely feasible for the next 30 years (in the case of falling behind with the original goal) as we near 2050 and need to hit the 100% mark. In the meantime, though, Spain does have fuel options and just because they cannot switch to 100% electrical power immediately, these short-term changes are still bound to make a significant impact, hopefully slowing the current changes both in Spain and its surrounding regions.

Take Action

Please send the following message to the policymaker below, with the objective of inciting helpful action on the part of the Spanish citizens:

Dear Ms. Ribera,
Spain’s pledge to be carbon-neutral is a huge step that should not be taken lightly. Spain’s pledge to be solely powered by renewable energy in 2050 is fantastic, but at the current pace, highly likely to be unattainable. I recommend that the government support their citizens in these three main ways: Mandate that 100% of electricity be from renewable sources by 2050, increase subsidies for the purchase of electric vehicles, and reduce Spain’s reliance on imported petroleum in the short-run. If these three objectives can be attained, Spain will be much closer to meeting the goals to which it has pledged.
Thank you for your consideration,
(Insert your name here)

Send Action Alert Message to:

Teresa Ribera
Plaza de San Juan de la Cruz, s/n, Madrid 28071.
bzn-prensa@miteco.es
+34 91 597 6037
Twitter

Sugerencias para Ayudar a Países a Fortalecer sus Compromisos del Acuerdo de París

Todos los países deben fortalecer sus compromisos de NDC (Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional) para el Acuerdo de París, así el 2020 el mundo pueda cumplir con los 1.5ºC para 2030 y evite los efectos peligrosos del calentamiento global. Climate Scorecard sugiere que las siguientes políticas ayudarán a España en su lucha de fortalecer su compromiso con el Acuerdo de París.

Recomendaciones de política

  1. Decretar que el 100% de la electricidad sea de fuentes renovables para 2050

El gobierno español anunció a mediados de 2018 que se estaría preparando para que el 100% de su energía eléctrica sea de fuentes renovables. España cuenta con los suficientes recursos solares y eólicos para poder alcanzar este objetivo con su clima soleado y ventoso, de lo cual le posiciona para adaptarse bien a su colección natural de energía. Sin embargo, el clima de España también tiene algunas desventajas significativas. Por ejemplo, una reciente sequía provocó que la hidroelectricidad fuera reemplazada por plantas de carbón, efectivamente dando vuelta a la dirección en la que España debe estar yendo.

Además, aunque el gobierno actual apoya al objetivo del 100% energía renovable, no hay garantía de que los gobiernos futuros continúen apoyando este objetivo. En los últimos 2 años, mientras que las emisiones cayeron un 23,5% en Europa, aumentaron un 17,9% en España. Por estas razones, es de gran importancia que el sector privado se involucre en la realización de este objetivo. Las compañías eléctricas privadas deben trabajar junto con las ONG para garantizar que el progreso continúe, independientemente de la posición política del medioambiente del gobierno actual. Si las compañías grandes y exitosas comienzan a anunciar y comercializar el cambio, estableciendo un ejemplo, las compañías más pequeñas tendrán más probabilidades de replicar sus planes, creando un efecto dominó de la energía limpia. Aunque es factible, este plan no puede realizarse sin el apoyo continuo de algunas de las principales empresas españolas en la lucha contra el cambio climático: Acciona, Bankia, CaixaBank, Ferrovial, IAG, Mapfre, OHL, Red Eléctrica y Telefónica.

  1. Proporcionar mayores subsidios para la compra de vehículos eléctricos

Al igual que muchos países europeos, España sufre de un intenso tráfico vehicular, que provoca altos niveles de contaminación del aire. Si bien España está haciendo muchos planes para convertirse en energía 100% renovable, aún quedan muchas brechas en los planes actuales, especialmente en los planes de tráfico vehicular, donde la capital de España sigue sufriendo. Lamentablemente, la prohibición de los automóviles nuevos con motores de petróleo o diésel se retrasó hasta 2040, posiblemente señalando promesas vacías en el frente del cambio climático. Para revertir efectivamente la tendencia actual, España debería incrementar los subsidios para aquellos que compran automóviles eléctricos. A cada hogar se le deben asignar un solo subsidio, para incentivar que familias comparten sus autos y aprovechan más del transporte público. También esta regla permitirá que más familias aprovechen de la oferta.

Se ha comprobado que los reembolsos en efectivo son efectivos para incentivar a que los compradores de autos tomen decisiones más ecológicas. En Canadá, por ejemplo, los reembolsos suben hasta $5,000 por la compra de hasta alrededor de $45,000 de un vehículo eléctrico. Este programa incluye varias marcas y modelos, y ha ayudado de manera efectiva que los ciudadanos de Canadá reduzcan sus emisiones vehiculares, siendo un ejemplo destacado para otros países desarrollados como España. El mandato de la U.E. de cobrar más por los automóviles con alto nivel de emisiones de carbono ayuda, pero creemos que dar un paso más podría ayudar aún más.

  1. Reducir la dependencia de España en el petróleo importado

Aunque España tiene un gran campo de fuentes de energía eólica y solar, sorprendentemente aún tiene una dependencia muy alta del petróleo importado. Sin embargo, con algunos cambios radicales, España podría ser 0% dependiente del petróleo importado para el año 2040, como actualmente previsto por el gobierno. Esto le ayudaría con el objetivo de tener el 100% de la energía renovable y también ayudaría significativamente a los dos objetivos anteriores, especialmente relacionado al tema vehicular. Si bien los españoles dependen en su gran mayoría de sus automóviles, no necesariamente tienen que depender del petróleo. Otras fuentes de energía, como el biodiesel, el etanol y el gas natural renovable, son algunas de las opciones que permitirían a que los españoles continúen usando sus vehículos actuales y al mismo tiempo disminuyen el uso de combustibles que emiten carbono, aunque no al 100%. Con el nuevo sistema de etiquetado de combustible de la U.E. a partir de octubre de 2018, los usuarios ahora estarán conscientes de las diferentes opciones de combustible ofrecidas y podrán diferenciar cuáles son emisores de carbono y cuáles están limpios. España, sin embargo, ha tardado en implementar las nuevas etiquetas.

La recomendación de limitar el petróleo tradicional y cambiar a combustibles alternativos (que no sean eléctricos) debe tomarse solo a corto plazo, ya que muchos de los combustibles alternativos aún dependen parcialmente de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero en porcentajes más bajos. Si bien la energía eléctrica es el objetivo a largo plazo para todos, no es factible esperar que todos los españoles cambien a vehículos eléctricos en los próximos 10 años, pero es de esperar que sea posible para los próximos 20 años, y absolutamente factible para los próximos 30 años (en el caso de atrasarse), a medida que nos acercamos al 2050 y necesitamos llegar a la marca del 100%. Mientras tanto, España debe abrirse a las opciones de combustible alternativos. Aunque no pueden lograr un 100% de la energía eléctrica de forma inmediata, estos cambios propuestos a corto plazo todavía tendrían un impacto significativo, con la esperanza de reducir los cambios actuales tanto en España como en las regiones cercanas.

Tomar Acción

Para que España esté completamente comprometido a enfrentar el cambio, se debe tener en cuenta todos los aspectos, y no solo los sectores ambientales y económicos. Envíe el siguiente mensaje al político a continuación, con el objetivo de incitar acciones útiles por parte de los ciudadanos españoles, quienes actualmente están afectados, o están obligados a verse directamente afectados por la inacción en un futuro cercano:

Estimada Señora Ribera,

La promesa de que España sea neutral en carbono es un gran paso que no debe tomarse ligeramente. El objetivo de España de funcionar únicamente con energía renovable para el año 2050 es fantástica, pero al ritmo actual, es muy probable que sea inalcanzable. Recomiendo que el gobierno apoye a sus ciudadanos de estas tres formas principales: Mandatar que el 100% de la electricidad provenga de fuentes renovables para el año 2050, aumentar los subsidios para la compra de vehículos eléctricos, y reducir la dependencia de España del petróleo importado a corto plazo. Si se pueden alcanzar estos tres objetivos, España estará mucho más cerca de cumplir los objetivos a los que se ha comprometido.

Gracias por su consideración,

(Inserte su nombre aquí)

Envía Mensaje de Acción a:

Teresa Ribera

Plaza de San Juan de la Cruz, s/n, Madrid 28071.
bzn-prensa@miteco.es 

+34 91 597 6037

Twitter

Leave a Reply

Your email address will not be published.